Ceremonia olímpica silenciosa

Djokovic sin Nadal y Federer en Tokio
julio 23, 2021
Sigue el veto a Rusia, sin himno, ni bandera
julio 23, 2021

Ceremonia olímpica silenciosa

Silencio, ilusión, escepticismo, esperanza… Son algunas de las sensaciones que rodean a los Juegos de Tokio 2020, así se llaman, aunque sean en 2021. La llama se enciende este viernes en la ceremonia inaugural (13:00, La 1 y Eurosport), en el cinematográfico y transitado barrio de Shinjuku donde está el remodelado Estadio Nacional de Japón. En el mismo lugar que en los Juegos de 1964, aunque derribado y modernizado al estilo japonés: tecnología y tradición. Como todo en los últimos tiempos, la gala será “sobria” y reducida. La COVID, la que paró los Juegos y el mundo en 2020, sigue en las calles, también en las de Japón.

Al contrario que en la edición de 1964, cuando el estadio estaba a rebosar, en esta ceremonia habrá apenas 1.000 personas en las gradas. Sólo un selecto grupo de oficiales y algunos periodistas verán desfilar a los deportistas de los 205 países, desde Grecia al comienzo hasta Japón (sólo faltará Corea del Norte). Pasearán los deportistas, porque técnicos y entrenadores no podrán tomar la salida en el cortejo, escoltado desde la Villa Olímpica hasta el tartán por los cuerpos de seguridad nipones que asegurarán la distancia de seguridad.

Pero estos Juegos son los de la “ilusión” de unos deportistas que llevan esperando la cita cinco años, de los que vieron aplazada su preparación un año, cuando el mundo entero se paró por el virus. “Estos Juegos deben ser los de la luz al final del túnel”, repite Thomas Bach, presidente del COI. Mireia Belmonte y Saúl Craviotto serán los abanderados de España, en la primera vez que la cita olímpica en verano permite dos portadores como avanzadilla en el desfile. Un guiño a la igualdad, que ha cambiado hasta el lema olímpico: ‘Citius, Altius, Fortius, Together’. El 49% de las participantes en los Juegos serán mujeres.

«Una gala más sobria»

Marcados ya por casi 80 positivos, en estos Juegos lo imprevisible es lo cotidiano y la gala de apertura no es menos. Este mismo jueves fue despedido el director Kentaro Kobayashi por unos comentarios que hizo en su día sobre el holocausto. Aún así, el director ejecutivo Marco Balich de la ceremonia avanzó: “Será más sobria, con una hermosa estética japonesa, pero también en sintonía con el sentimiento actual. No habrá grandes coreografías lógicamente. El gran desafío será enfrentarse a una gala con asientos vacíos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *