El ansia del Dakar por atraer a Fernando Alonso

Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic reanudan en Melbourne la lucha
enero 14, 2019
Solari resiste a sus pulsos en una agónica victoria en el Villamarín
enero 14, 2019

El ansia del Dakar por atraer a Fernando Alonso

Toyota ofrece al piloto asturiano la posibilidad de entrenarse para preparar el Dakar

Fernando Alonso como reclamo para animar el Dakar. La participación del asturiano no está descartada en un futuro -tampoco confirmada-, pero de momento su posible concurso se exhibe desde Perú para intentar recuperar algo de la atención perdida. En los últimos días se ha hablado mucho sobre la participación del doble campeón de Fórmula 1 y este domingo, el jefe de equipo de Toyota, Glyn Hall, abonó este terreno al ofrecer al español la opción de entrenarse para preparar el rally más duro del mundo.

El técnico reconoció que han mantenido conversaciones con el representante de Alonso, pero recalcó que hasta ahora «no hay nada cerrado oficialmente». «Por supuesto que en Toyota estaríamos extremadamente interesados en ayudar a Alonso a que explore otras oportunidades y descubra la aventura del Dakar», afirmó Hall, cuyo equipo pertenece a la filial sudafricana de esta marca japonesa con la que el español corre el mundial de resistencia.

«Sería extremadamente emocionante que Alonso viniera al Dakar. Él traería emoción y un punto de vista diferente, y sería una inspiración masiva para otros pilotos y gente de todo el mundo de que cualquier cosa es posible».

Hall advirtió que la adaptación de Alonso a este tipo de rally «no sería fácil», porque el Dakar «es extremadamente complicado», pero matizó que es posible si realmente quiere hacerlo. «Alonso es un piloto grande, excepcional, con unas habilidades magníficas. Para afrontar los rallys de cross country necesitas un piloto racional, capaz de ir al límite, pensar rápido al mismo tiempo y mantener la concentración durante muchas horas», explicó Hall.

De dar el paso, Alonso pasaría de conducir monoplazas a ponerse al volante de la Hilux de Toyota, un prototipo de tracción a las cuatro ruedas y unos 400 caballos de potencia con la que la marca nipona quiere ganar el Dakar por primera vez. También cambiaría los circuitos de velocidad por el desierto, los caminos enfangados y los ríos secos, escenarios inéditos en su trayectoria deportiva.

Loeb, otro aspirante

En la etapa de este domingo, Sebastien Loeb se descubrió con el gran animador de la carrera en la categoría de coches. Lo que parecía que iba a ser un duelo entre Nasser Al-Attiyah y Stéphane Peterhansel se convirtió en una batalla a tres. El francés ganó su segunda etapa consecutiva y se colocó segundo, a 37 minutos del qatarí. Roma continúa cuarto, por detrás de Peterhansel, a 45 minutos de Al Attiyah.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *