El Big 3 comienza a funcionar

Sin Messi, el Barcelona resuelve
enero 25, 2021
Wilder se olvida de Fury
enero 25, 2021

El Big 3 comienza a funcionar

Ganan los nuevos Nets. Tras dos derrotas consecutivas, ambas ante los Cavaliers, los Nets se dieron su primera alegría desde que tiene disponibles a sus tres estrellas, ese big three sideral el cuanto a talento, pero que genera cierta incertidumbre. O, lo que es lo mismo, desde el retorno de Kyrie Irving, que regresaba a las pistas tras una ausencia de siete partidos, sin dar explicaciones a nadie y sin que nadie sepa dónde ha estado más allá de la fiesta de su hermana, una que generó muchas críticas pero de la que el base no ha hecho ningún comentario. Precisamente fue su falta de entendimiento con Harden lo que provocó el hundimiento de Brooklyn ante unos Cavs al alza y que cuentan con el estupendo trabajo de J. B. Bickerstaff en el banquillo. En ese choque no estuvo Durant, que disputó 50 agotadores minutos en el anterior, por lo que el trío sólo ha coincidido en pista dos veces. Ante Miami, Harden se ha contenido (otra vez) y ha dejado la faena para sus dos compañeros, que se han asumido el protagonismo y han volado ante un rival que está en una situación que pasa de ser preocupante a alarmante.

Esta vez, los Nets no fueron a tirones, aunque un bajón apoteósico en defensa les dejó con el miedo en el cuerpo durante el último periodo. El primer cuarto lo mandaban con solvencia (36-25) y sin alardes de sus estrellas, que cedieron el peso del ataque a Joe Harris y sus cuatro triples (en seis intentos). A partir de entonces, los Nets se dedicaron a aumentar paulatinamente su ventaja, sin perder el ritmo ofensivo y con un Kevin Durant que fue el amo y señor del tercer periodo, con 13 tantos sin fallo en el tiro (5 de 5). Brooklyn acariciaba la que iba a ser su primera victoria con el big three, un alivio para un Steve Nash que va a respirar profundamente aliviado cada vez que vea a su equipo salir de situaciones complejas y pasen los día sin que nadie le cuestione en el puesto. Pero aún tuvieron que sudar (y mucho) para sacar adelante un partido que los Heat pusieron en peligro hasta los últimos instantes.

El martillo pilón de Bam Adebayo se fue a los 41 puntos (14 de 20 en tiros), 5 rebotes y 9 asistencias, pero ni así pudieron los Heat rascar algo de la Gran Manzana. Kendrick Nunn anotaba un triple con algo menos de 3:30 para el final (Adebayo sólo anotó un punto en ese tiempo), que ponía a Miami a un solo tanto (111-110). Goran Dragic, contra tabla, seguía apretando el marcador (113-112). Pero sería Irving, el hombre más ambivalente de toda la NBA, el que resolvería el partido: en cuatro jugadas consecutivas consiguió una bandeja, un triple, una asistencia para que transformara Durant y otra penetración imposible con la que daba 8 de ventaja a su equipo con menos de un minuto para el final. Todavía lo intentaron Dragic con un 3+1 (19 puntos al final), y Duncan Robinson (18) con un triple, pero Harden resolvió desde la personal lo que no había conseguido en el resto del encuentro, en el que cuajó una actuación tímida, pero que ayudó a sus compañeros a dar un paso al frente, sobre todo al final: 12 puntos con tan solo 8 tiros intentados (y 0 de 5 en triples), 7 rebotes, 11 asistencias y 6 pérdidas.

Los Heat perdieron, otra vez, sin un Jimmy Butler que se perdió su séptimo partdo consecutivo y muchas dificultades para encontrar la identidad que les llevó a las Finales hace unos meses, y se colocan con un récord de 6-9, alejados de playoffs, y esperando que Erik Spoelstra haga su magia y se saque de la manga algo a lo que aferrarse. Y los Nets ganaron con 31 puntos de Durant, pero el héroe fue Kyrie, que acabó con 28, pero anotó 18 en el último cuarto, con 6 de 7 en tiros de campo y sin fallo en el triple (3 de 3). El último cuarto, por cierto, puso en evidencia lo que es, ahora mismo, este equipo: una defensa paupérrima (recibieron 42 puntos en los últimos 12 minutos y permitieron que sus rivales lanzaran con un 70% en tiros de campo y un 50% en triples), ninguna protección de la zona cuando DeAndre Jordan se sienta en el banquillo (que fue todo el periodo) y resolución por parte de las tres estrellas, que anotaron los 32 puntos de su equipo. 18 Kyrie, 7 Durant y otros 7 Harden. Es más, Joe Harris, que cuajó un gran duelo y llegaba a ese cuarto con 23 puntos en su haber, ni olió el balón a pesar de jugarlo entero (un solo tiro). Estos son los Nets. Este es el big three. Que, con sus más, sus menos y sus cosas, se ha estrenado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *