Se cumplieron 20 años de la llegada de Messi a Barcelona

Lakers favoritos ante Nuggets
septiembre 18, 2020
Ya es posible un 2020 sin pelea de Canelo
septiembre 18, 2020

Se cumplieron 20 años de la llegada de Messi a Barcelona

La historia comenzó un 17 de septiembre de 2000. Acompañado de su papá Jorge, Lionel Messi bajó de un avión en Cataluña con el anhelo de probarse y triunfar en el Barcelona. 20 años después, aquella Pulga es el máximo goleador de la historia del club, con el que ganó 34 títulos, incluyendo cuatro Champions League. Además, se erigió como uno de los mejores futbolistas que alguna vez haya pisado un campo de juego, obteniendo seis Balornes de Oro. Ni el último conflicto del affaire “burofax”, mediante el cual el delantero, de 33 años, estuvo a punto de abandonar el elenco cule, puede borrar tanta gloria.

Carles Rexach, de 72 años, sigue trabajando en el Barcelona, como cuando necesitó apenas unos segundos de ver en acción a un Messi adolescente para, en su rol de secretario técnico, decidir su fichaje, un mojón inigualable en la trayectoria de la institución.

“Ahora es fácil porque es demasiado evidente su superioridad, pero cuando lo vi me dije: ‘Este tío es un fenómeno’, y lo primero que pensé es que si no le pasaba nada raro, que no se volviera loco, que no tuviera un accidente, que creciera en estatura, tenía que llegar muy lejos. Incluso una vez que lo fichamos, le hacíamos “partidos trampa”, reveló. ¿En qué consistían? “Le hacíamos jugar ante equipos compuestos por gente mucho mayor, pero la pelota la tenía siempre él, y aquella timidez que tenía fuera de los campos de juego se iba una vez que comenzaba a jugarse y era otra persona”, aseguró en diálogo con Infobae, en diciembre de 2019.

A pesar de la magia que destilaban sus botines, su fichaje no fue inmediato ni sencillo. “Había muchas trabas que manifestaban algunos dirigentes, porque decían que era muy pequeño, extranjero (y por lo tanto, no podía jugar las ligas locales), pero yo confiaba en lo que me había dicho mi contacto en Argentina y el agente Josep María Minguella, que aunque tenía 12 años ‘tienes que verlo’. Pero con esa edad y viniendo de tan lejos, yo no podía irme hasta allí a verlo. Les dije ‘hagamos algo, que venga una semana a Barcelona con su familia y lo vemos en Barcelona’, pero hubo un problema inesperado, que me tuve que ir de viaje justo en ese momento”, describió Rexach el primer obstáculo.

“Me fui como ojeador de jugadores para el Barcelona a los Juegos Olímpicos de Sidney, y cuando regresé, me dijeron que la familia ya no aguantaba más de esperar, e incluso me decían: ‘Es un jugador de metegol’, entonces, al llegar, dije: ‘Bueno, mañana montamos un partido y lo veo’, y ni bien lo vi, me di cuenta de que era un fenómeno, pero es que si uno no lo ve, en este caso, debe irse a casa y dejarle el puesto a otro”, se diviertió con su ocurrencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *