‘Bolivita’ Uzcátegui colocó su nombre en la palestra de los supermedianos

Simona Halep: Un año más dominando el tenis mundial
enero 2, 2019
Los Hermanos Ortiz vuelven a reinar en la hípica estadounidense
enero 2, 2019

‘Bolivita’ Uzcátegui colocó su nombre en la palestra de los supermedianos

El sueño de todo boxeador, desde la primera vez que pisa un cuadrilátero, es hacerse con una faja que lo adjetive como un verdadero campeón, esto lo logro el boxeador venezolano José ‘Bolivita’ Uzcátegui en un 2018 que quedará para el recuerdo.

Si la vida se lleva un paso a la vez, el boxeo también se vive un golpe a la vez, eso lo entendió y lo puso en práctica el oriundo de El Vigía, quién después de 29 peleas pudo inscribir su nombre en la palestra de los campeones de la categoría de los supermedianos.

Internacional de Boxeo (FIB) en las 168 libras y defenderá su faja por primera vez ante el estadounidense Caleb Plant(17-0 10 KOs) el 13 de enero del próximo año en el Microsoft Theatre, en Los Ángeles, California.

El avecinado en México quiere un 2019 esplendoroso, mejorando lo conseguido este año, que el mundo conozca su nombre y sepan lo que es capaz de lograr con los guantes puestos. Ya el Barclays Center tuvo una muestra de ello en marzo de este año al propinarle una golpiza al americano Andre Dirrell y llevarse una faja al hombro.

Un cinturón después de la polémica

El camino a la gloria no es fácil como muchos piensan, si no pregúntenle a Uzcátegui. En mayo del 2017 se enfrentó al norteamericano por el título interino de la FIB, sin embargo, un golpe a destiempo en el octavo asalto lo apartaría de poder convertirse en el monarca ese día.

Este combate, el cual dominó el criollo la mayoría del tiempo, estuvo marcado por la polémica; Tras haber finalizado y dar por vencedor Dirrell (29-3 16 KOs) por descalificación, un tío y miembro de la esquina del para entonces campeón se acercó  y propinó un golpe al mentón del venezolano, provocando un altercado en pleno cuadrilátero. Lamentablemente nada se le dio durante la pelea, culminaría agredido y sin poder arrebatar la corona de campeón.

La molestia del ‘Bolivita’ fue notoria durante el resto del año, tiempo que estuvo solicitando la revancha, consiguiéndola 10 meses después.

El tres de marzo del 2018 el hijo de Bolívar –de allí su apodo- llegó mucho mejor preparado y con el cinturón entre ceja y ceja, nadie lo podía detener. Por espacio de 24 minutos de careo no tuvo piedad y destronó de una vez por todas a Dirrell del cetro que reclamaba como suyo desde hace tiempo. Un TKO por retiro al inicio del noveno round lo llevaría al olimpo de los supermedianos.

“Todo el tiempo lo dije. Era cuestión de tiempo. Fallé, porque dije que era en el tercero (cuando noquearía), pero la victoria era lo más poderoso. Andre venía preparado, por eso duró tanto”, aseguró después de bajarse del ring como nuevo campeón interino de la Federación Internacional de Boxeo.

Cerrando un año victorioso

Ezequiel Maderna (26-4 26 KOs) sería la segunda y última pelea del 2018 para el de El Vigia, sin mucha presión, puesto que no estaba en juego el campeonato, dominaría el combate a placer durante los 10 rounds pactados dejando en claro quién era el campeón.

No tan explosivo como de costumbre, manteniendo la distancia y pegando y saliendo fueron parte de los movimientos que frecuentemente usó durante su enfrentamiento ante el argetino, dando resultado más que satisfactorios.

(Gilberto) Ramírez, (David) Benavidez, vengan a pelear conmigo”, enfatizó el del patio luego de conseguir una victoria por decisión unánime. Y es que el Bolivita aspira a más, quiere llegar al olimpo, no solo de su categoría, sino del boxeo en general, es por ello que quiere una oportunidad para enfrentarse a los más grandes.

Ramírez y Benavidez son los campeones supermedianos de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), respectivamente, nombres importantes y de envergadura dentro del peso contra los que aún no se ha podido medir.

“Ahora que no conseguí el nocaut, tal vez los otros campeones tendrán las agallas para pelear conmigo”, declaró a ESPN post-pelea, dejando entrever la confianza que se tiene, mientras tanto, el norte es Caleb Plant, primer escalón que tendrá que enfrentar para llegar a ese tan ansiado final


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *