Dembélé rescata al Barcelona

Warriors quieren detener posible paso de Curry a Lakers
abril 6, 2021
Liverpool y Real Madrid, de nuevo cara a cara
abril 6, 2021

Dembélé rescata al Barcelona

El Barça sufrió mucho y rozó lo que habría sido un tropiezo imperdonable, pero doblegó la resistencia del Valladolid y se sitúa ya con el primer puesto a tiro. Evitó lo que habría sido imperdonable Dembélé, gran protagonista de la reacción en la segunda parte después de que el equipo regalase la primera. Un gol tardío logrado a la desesperada, con épica, a pase de Araujo, cuando el partido se había complicado mucho después de un primer tiempo impropio, premió el esfuerzo del equipo azulgrana. Con más corazón que cabeza, el conjunto azulgrana reaccionó al final ante un Valladolid que acabó con diez por expulsión de Óscar Plano y que pidió unas manos de Alba dentro del área. A los noventa minutos, el central uruguayo bajó un centro de De Jong, remató Dembélé y LaLiga está finalmente a tiro para el Barça.

Un Valladolid muy serio, muy bien situado, sorprendió al Barça en un primer tiempo inesperado, en el que los de Sergio dominaron a los puntos a los azulgranas y aprovecharon las pérdidas de balón del Barça con despliegues efectivos a los que faltó una buena definición. De Jong y Messi, apercibidos de cara al Clásico, jugaron. En la pizarra, el Barça salió con todo. Pero después, en el césped no fue así. No parecía que el Barça se estuviese jugando el título. Aunque Pedri acabó nivelándolo con un palo casi al descanso, el Valladolid había maniatado al Barça y se había atrevido incluso a amenazar con un remate al larguero. El conjunto de Koeman se parecía poco al equipo poderoso de antes del parón.

A todo esto llegó el factor-silbato, muy distinto en este primer acto al que provocó las protestas vallisoletanas al final. Que el listón de las faltas (a favor del Barça, no las otras) iba a estar bajo quedó claro muy pronto, cuando el señor colegiado permitió un agarrón-empujón, dos al precio de uno, del supuestamente técnico Roque Mesa sobre Messi, en el primer intento del crack por romper la presión del Valladolid, que arrancó sin complejos y con algún que otro acercamiento, como un centro al área que Lenglet quitó de la testa de Kenan Kodro cuando el delantero ya se aprestaba al remate. Poco después, tampoco ‘vio’ un codazo de Alcaraz a la cara de Griezmann. Escandaloso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *