El Tri de Martino marcha bien

Argentina vence la altura de La Paz
octubre 14, 2020
Bravos ponen serie 2-0 ante Dodgers
octubre 14, 2020

El Tri de Martino marcha bien

El resultado de empate a dos goles no es justo, es obligado para un combinado mexicano que se midió con un equipo que presume muchas características similares. De México y Argelia se puede esperar que pierdan, se alaba cuando ganan y se reconoce cuando hacen un gran partido

Lo que se vio en La Haya fue algo superior a lo mostrado en el partido contra Países Bajos casi una semana antes, y no porque México jugara más confiado o con menos ganas de lucirse, sino porque Argelia mostró más ambición, orden y definición. Careció de disciplina y de un control anímico que no pudo limitar la pasión de varios de sus elementos y así terminaron el partido con un hombre menos, que si no, quizá el resultado fuera otro.

Argelia no sorprende, es una selección protagonista en África, con elementos criados y educados en el fútbol europeo, pero que participan en equipos locales, solo pocos juegan en Alemania, Inglaterra, Turquía o España, menos definitivamente que la selección Mexicana que se dio el lujo de alinear a sus “estrellas” del viejo continente.

México no salió confiado, salió aletargado, con las posiciones asignadas como lo estipuló Martino desde el partido contra Países Bajos. Lo que cambió el ‘Tata’ fueron los tiempos, los mismos elementos fueron titulares en aquel partido y ahora fueron suplentes y viceversa. Confió en sus piezas, picó a ‘Tecatito’ con la falta de goles (su primer gol con el Tri en dos años) y dio oportunidad a Lainez quien no defraudó.

Argelia ganó la posesión del balón durante los primeros 15 minutos del juego. Es exactamente la misma táctica que aplica Martino, pero fue Djamel Belmadi quien la aplicó primero en el cotejo. Circuló más el balón, detuvo jugadas y presionó mucho más que el equipo mexicano lo que provocó errores que se convirtieron en goles. Esa táctica es perfecta, más cuando se carece de auténticas individualidades y fue tan bien realizada que fue hasta el minuto 17 que Raúl Jiménez participó una jugada a la ofensiva.

Lo que da gusto es ver de nuevo a todos en su lugar. Reiteramos que las rotaciones son solo para demostrar que es intenta trabajar. Mantener en sus posiciones a jugadores consagrados, den o no el máximo, como Herrera y Guardado quienes tuvieron mejores días, puede garantizar un buen desarrollo de juego y la práctica de un fútbol diseñado, como de memoria porque se sabe dónde está cada quien.

No fueron los goles de México los que evitaron un mal rato para los aficionados, sino la actitud de remontar el marcador y de enfrentar a una selección mucho más ordenada y agresiva que la de Países Bajos. Las jugadas de ‘Tecatito’, Jiménez y Lainez, que terminaron en gol, son la esencia de las individualidades y qué bueno que son del lado mexicano.

Martino tiene prácticamente sus diamantes elegidos para Qatar, hay que pulirlos, hay tiempo y estos partidos, que dejaron de ser moleros, es el mejor mecanismo para hacerlos brillar en 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *