Muere Tom Seaver, el jugador de los Mets más grande de todos los tiempos

Tatis y Abreu son seleccionados los mejores del mes
septiembre 3, 2020
Nadie puede asegurar el destino de Messi
septiembre 3, 2020

Muere Tom Seaver, el jugador de los Mets más grande de todos los tiempos

NEW YORK - CIRCA 1969: Pitcher Tom Seaver #41 of the New York Mets pitches during an Major League Baseball game circa 1969 at Shea Stadium in the Queens borough of New York City. Seaver played for the Mets from 1967-77,83. (Photo by Focus on Sport/Getty Images)

Tom Seaver, cuyas largas zancadas hacia el plato y su aura de confianza y determinación lo convirtieron en uno de los mejores lanzadores en la historia del béisbol, el Met más grande de todos los tiempos y le valió los nombres de «Tom Terrific «y» The Franchise «, ha muerto. Tenía 75 años.

“Nos rompe el corazón compartir que nuestro amado esposo y padre falleció”, dijeron su esposa Nancy Seaver y sus hijas Sarah y Anne. «Enviamos nuestro amor a sus fans, mientras lamentamos su pérdida con ustedes».

Seaver lanzó en las Grandes Ligas durante 20 temporadas, ganando 311 juegos y registrando una efectividad de 2.86. 12 veces All-Star (10 veces entre 1967-77), ponchó a 3.640 bateadores, que actualmente ocupa el sexto lugar de todos los tiempos, pero estaba tercero, solo detrás de Nolan Ryan y Steve Carlton, en el momento de su retiro en 1986. Seaver lideró la Liga Nacional en ponches cinco veces entre 1970-76, y él y Christy Mathewson son los únicos lanzadores que registraron 300 victorias, 3,000 ponches y una efectividad por debajo de 3.00. Las 16 aperturas de Seaver en el Día Inaugural son un récord de Grandes Ligas.

«Estoy profundamente entristecido por la muerte de Tom Seaver, uno de los mejores lanzadores de todos los tiempos», dijo el comisionado de MLB Rob Manfred. “Tom era un caballero que representaba lo mejor de nuestro pasatiempo nacional. Fue sinónimo de los Mets de Nueva York y su inolvidable temporada de 1969. Después de su improbable Campeonato de la Serie Mundial, Tom se convirtió en un nombre familiar para los fanáticos del béisbol, una responsabilidad que desempeñó con distinción durante toda su vida.

«En nombre de las Grandes Ligas, extiendo mis condolencias a la familia de Tom, sus admiradores en todo nuestro juego, los fanáticos de los Mets y las muchas personas a las que tocó».

«Estamos devastados al enterarnos del fallecimiento de la leyenda de los Mets y miembro del Salón de la Fama del Béisbol Tom Seaver», dijeron los propietarios de los Mets Fred y Jeff Wilpon en un comunicado. «Tom fue apodado ‘La Franquicia’ y ‘Tom Terrific’ debido a lo valioso que era para nuestra organización y nuestros leales fanáticos, ya que su número 41 fue el primer número de jugador retirado por la organización en 1988. Simplemente fue el más grande de los Mets jugador de todos los tiempos y entre los mejores en jugar el juego que culminó con su inducción casi unánime en el Salón de la Fama del Béisbol Nacional en 1992.

«Más allá de la multitud de premios, récords, reconocimientos, campeonatos de la Serie Mundial, apariciones en el Juego de Estrellas y la brillantez general, siempre recordaremos a Tom por su pasión y devoción por su familia, el juego de béisbol y su viñedo.

«Nuestros pensamientos y oraciones están con su esposa, Nancy, sus hijas Sarah y Anne y sus cuatro nietos, Thomas, William, Henry y Tobin».

Aunque lanzó con éxito para otros equipos, los Rojos, los Medias Blancas y los Medias Rojas, Seaver está más estrechamente asociado con los Mets y es universalmente considerado como su mejor jugador. Seaver llevó a los Mets a su milagroso campeonato de 1969, ganó 20 o más juegos para ellos cuatro veces, ganó tres premios Cy Young de la Liga Nacional, tres títulos de efectividad de la Liga Nacional y el premio al Novato del Año de la Liga Nacional de 1967, todo mientras estuvo con los Mets. Su uniforme número 41 fue retirado en 1988, el primer honor de este tipo otorgado a un jugador de los Mets.

Seaver fue elegido para el Salón de la Fama del Béisbol Nacional en 1992 con el 98,8 por ciento de los votos, el porcentaje de votación más alto para un candidato hasta que Ken Griffey Jr. recibió el 99,3 por ciento de los votos en 2016. Mariano Rivera fue elegido por unanimidad en 2019.

“La vida de Tom Seaver ejemplificó la grandeza en el juego, así como la integridad, el carácter y el espíritu deportivo, los ideales de una carrera en el Salón de la Fama”, dijo Jane Forbes Clark, presidenta del Museo y Salón de la Fama del Béisbol Nacional. “Como miembro desde hace mucho tiempo de la Junta Directiva del Salón de la Fama, Tom aportó dignidad y sabiduría a esta institución que echaremos mucho de menos. Su amor por la historia del béisbol y por el Salón de la Fama se vio reforzado en 2014, cuando se comprometió a donar su colección personal de béisbol al Museo. Su maravilloso legado se conservará para siempre en Cooperstown ”.

Famoso por su lanzamiento de drop-and-drive y sus poderosas piernas que mantuvieron su brazo sano y la pierna derecha del pantalón manchada de tierra, Seaver tiene el récord de más ponches consecutivos de un lanzador, habiendo ponchado a los últimos 10 bateadores en una victoria sobre los Padres en 1970. Durante un tiempo compartió el récord de más ponches en un juego de nueve entradas, 19, con Carlton. Terminó entre los tres primeros en la votación de Cy Young seis veces.

«Me gustaría ser un gran artista», dijo una vez Seaver. «Dejaría de lanzar si pudiera pintar como Monet o Rousseau. Pero no puedo. Lo que puedo hacer es lanzar, y puedo hacerlo muy bien».

Se ubica en el séptimo lugar de todos los tiempos entre los lanzadores en WAR, con 106.3. Los que le precedieron: Cy Young, Walter Johnson, Roger Clemens, Pete Alexander, Kid Nichols y Lefty Grove. Es, con mucho, el líder de todos los tiempos de los Mets en WAR con 78.9, 28 puntos más que David Wright.

Hank Aaron dijo que Seaver fue el lanzador más difícil al que se enfrentó.

«Los ciegos vienen al parque sólo para escucharlo lanzar», dijo Reggie Jackson una vez.

Originario de Fresno, California, George Thomas Seaver terminó con los Mets como resultado de pura suerte. No firmó con los Dodgers después de que lo reclutaron en 1965 de la Universidad del Sur de California, y fue reclutado nuevamente, esta vez en el puesto 20 en general, por los Bravos en la fase de enero de 1966 del Draft. Firmó con Atlanta por un bono de 50.000 dólares, pero el comisionado William Eckert anuló el contrato porque USC ya había jugado dos partidos de exhibición ese año, aunque Seaver no había aparecido en ninguno de los dos. La NCAA luego dictaminó que Seaver no podía regresar a la USC porque había firmado un contrato profesional. Cuando el padre de Seaver, Charles, ex golfista de la Walker Cup y deportista multideportivo, amenazó con emprender acciones legales, Eckert decidió que cualquier equipo dispuesto a igualar los 50 dólares de los Bravos,

Los Mets, los Indios y los Filis se unieron al juego de azar y los Mets, entrando en su quinta temporada, salieron ganadores.

Seaver transformó a los Mets, entonces un desafortunado equipo de expansión con una gran cantidad de derrotas. Debutó en 1967 y ganó 16 juegos para un equipo que tuvo marca de 61-101, ganando el premio al Novato del Año de la Liga Nacional. Junto al zurdo Jerry Koosman en el 68, el subcampeón de Novato del Año ese año, Seaver ganó otros 16 juegos mientras los Mets mejoraron a 73-89, pero aún así solo subieron al noveno lugar en la Liga Nacional de 10 equipos. .

Detrás de Seaver y el manager Gil Hodges, quien había comenzado la práctica de dar regularmente cuatro días de descanso a los lanzadores abridores, los Mets florecieron en 1969, viniendo de atrás para pasar a los Cachorros y ganar el título de la División Este de la Liga Nacional cuando Seaver se fue de 25-7 con un 2.21. ERA, ganando sus últimas 10 decisiones en 11 aperturas. Seaver perdió el Juego 1 de la Serie Mundial contra los Orioles de 106 victorias, pero lanzó un juego completo de 10 entradas para una victoria por 2-1 en el Juego 4 que puso a los Mets en posición de ganar el campeonato al día siguiente.

«Él era el líder. Él era Spanky y nosotros éramos la pandilla», dijo el campocorto, compañero de cuarto y amigo cercano de los Mets, Bud Harrelson.

«Tom hace todo bien», dijo el jardinero izquierdo Cleon Jones. «Es el tipo de hombre que te gustaría que fueran tus hijos cuando crecieran. Tom es un jugador estudioso, dedicado a su profesión, un gato leal, digno de confianza, todo lo que se supone que es un Boy Scout. De hecho, lo llamamos ‘Boy scout.'»

El 9 de julio de ese año, Seaver estaba trabajando en un juego perfecto contra los Cachorros con un out en el noveno en el Shea Stadium. Jimmy Qualls, un jardinero novato poco utilizado cuya carrera en las Grandes Ligas terminó con 31 hits en 139 turnos al bate, conectó un sencillo limpio al jardín central izquierdo. Fue apodado «El juego imperfecto». Seaver lanzó cinco hits de un hit para los Mets antes de completar finalmente un juego sin hits, mientras lanzaba para los Rojos, contra los Cardinals el 16 de junio de 1978.

Seaver y los Mets tambalearon en la recta final de 1970, aunque a pesar de perder siete de sus últimas nueve decisiones, Seaver ganó 18 partidos. Volvió a ganar 20 juegos en el 71 y 72, liderando las Grandes Ligas con efectividad de 1.76 en el 71. Seaver ganó su segundo premio Cy Young en el 73 después de tener foja de 19-10 con efectividad de 2.08, líder en las Grandes Ligas, para un equipo que ganó su división y luego el banderín a pesar de un récord de temporada regular de 83-78.

Seaver mantuvo a los Rojos, otro oponente de la postemporada elogiado, a dos carreras, una limpia, en 8 1/3 entradas mientras los Mets ganaban el decisivo Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Perdió 3-1 ante los Atléticos y Catfish Hunter en el Juego 6 de la Serie Mundial con tres días de descanso, un juego que muchos creían que debería haber sido iniciado por el zurdo George Stone, lo que habría permitido al manager Yogi Berra ir con un Seaver completamente descansado en el Juego 7. Oakland ganó ese juego también.

Un tercer premio Cy Young se produjo en el 75, cuando Seaver tuvo foja de 22-9 para un equipo que terminó 82-80. Pero para el 77, se estaban gestando problemas: la agencia libre había surgido y Seaver, que trabajaba en un contrato de tres años por valor de 225.000 dólares por unidad, quería negociar una extensión de contrato para que su compensación general se alineara mejor con la de los agentes libres estaban firmando contratos lucrativos. M. Donald Grant, presidente de la junta de los Mets que estaba completamente a cargo de los Mets luego de la muerte del propietario Joan Whitney Payson, se negó.

«¿Cambiarlo?», Preguntó Maury Allen del New York Post. «Uno no desecha un Picasso por un dibujo de colegial en un momento de ampolla».

Según los informes, un acuerdo fue negociado entre Seaver, la hija de Payson, Lorinda de Roulet, y el gerente general Joe McDonald, pero antes de su finalización, el columnista del New York Daily News, Dick Young, escribió que Seaver estaba exigiendo más dinero porque su esposa, Nancy, estaba celosa de su excompañero de equipo Nolan. Los Angelinos le pagaban más a Ryan.

«Nolan Ryan está recibiendo más ahora que Seaver», escribió Young, «y eso irrita a Tom porque Nancy Seaver y Ruth Ryan son muy amigables y Tom Seaver ha tratado a Nolan Ryan como a un hermano pequeño».

Convencido de que Grant había plantado esa idea con Young, Seaver exigió ser intercambiado.

El resultado fue la «Masacre de la medianoche», en la que Seaver fue cambiado a los Rojos y el toletero Dave Kingman a los Padres en la fecha límite de cambios del 15 de junio. Puso en marcha una caída en la que los Mets terminaron últimas cinco veces en siete temporadas, y en quinto lugar en las otras dos, ya que el promedio de asistencia al Shea Stadium, llamado burlonamente «Grant’s Tomb», cayó por debajo de 10,000 en 1979. El » La masacre de medianoche «resultó ser solo la primera salida dolorosa de Seaver de los Mets; otra ocurrirá en 1984.

Seaver terminó la temporada con un récord de 21-7 y siete blanqueadas líderes en las Grandes Ligas, terminando tercero en la votación del Cy Young. Ayudó a los Rojos a ganar el título de la División Oeste de la Liga Nacional en 1979, sin tomar una decisión en su única apertura cuando Cincinnati perdió a los Piratas en la Liga Nacional. Lideró las Grandes Ligas con un récord de 14-2 en la temporada de 1981 acortada por huelgas, terminando tres puntos detrás del novato de los Dodgers Fernando Valenzuela en la votación del Cy Young. A pesar de tener el mejor récord general en las Grandes Ligas, los Rojos terminaron segundos en ambas mitades de lo que se convirtió en una temporada dividida debido a la huelga y no llegaron a la postemporada.

«Tom Seaver fue uno de los mejores y más inspiradores lanzadores para jugar», dijo el director ejecutivo de los Rojos, Bob Castellini. «Estamos agradecidos de que la carrera de Tom en el Salón de la Fama haya incluido tiempo con los Rojos. Estamos orgullosos de contar su nombre entre los grandes del Salón de la Fama de los Rojos. Lo extrañaremos».

El juego sin hits de Seaver finalmente llegó el 16 de junio de 1978 en el Riverfront Stadium de Cincinnati. Caminó a Keith Hernández y Ken Reitz en la segunda entrada, pero luego fue perfecto para las siguientes seis entradas. Jerry Mumphrey caminó para abrir la novena, pero Seaver consiguió que Lou Brock volara y Garry Templeton y George Hendrick hicieran rodados para completar el no-no.

«El mejor lanzador que atrapé fue Tom Seaver, mejor que todos ellos», dijo el miembro del Salón de la Fama Johnny Bench, quien no atrapó el juego sin hits (el suplente Don Werner sí lo hizo).

«Mi idea de dirigir es darle el balón a Tom Seaver y sentarme y verlo lanzar», dijo el mánager de los Rojos, Sparky Anderson.

Seaver ponchó sólo a tres bateadores, consiguiendo 15 outs por tierra y nueve por aire.

«Mi trabajo no es sacar a los muchachos; es sacarlos, a veces ponchándolos», explicó Seaver una vez.

Bajo la nueva propiedad mayoritaria de Nelson Doubleday y el liderazgo del gerente general Frank Cashen, los Mets readquirieron a Seaver a través de un canje en diciembre de 1982. Seaver comenzó el Día Inaugural ’83, su decimocuarta asignación de este tipo, empatando el récord de Mathewson, y excluyó a los Filis por seis entradas en una victoria por 2-0.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *