Las lágrimas de Alejandro Valverde: “Llegué a pensar que nunca sería campeón del mundo”

Juan Riquelme espera el regreso de la pulga Messi
octubre 1, 2018
Dodgers se coronan por sexta campaña consecutiva en su división
octubre 2, 2018

Las lágrimas de Alejandro Valverde: “Llegué a pensar que nunca sería campeón del mundo”

“Estoy sin palabras, no me lo creo todavía. Es increíble. Han sido tantos años luchando por él y al fin se ha conseguido. 

 

Es la mejor victoria de mi carrera. Lo que he soñado durante años. Es algo que perseguía y perseguía.

 

He estado muchas veces cerca, llevaba seis medallas pero ninguna había sido de oro”, se congratuló. Valverde confesó que llegó “a pensar que nunca podría ser campeón del mundo” y que por ello “ya no me obsesionaba” con el oro.Apenas podía contener las lágrimas Alejandro Valverde en Innsbruck. Al fin, a los 38 años, 15 después de su primer podio en un Mundial, consiguió enfundarse el maillot arcoíris. El español confesó que era el triunfo más buscado de su carrera y que había llegado “a pensar que nunca podría ser campeón del mundo”.

“Lo que quería era hacerlo lo mejor posible porque sé que es muy difícil ganar y más siendo uno de los favoritos. Casi me había dado por vencido, pero al final se ha dado todo de cara. He tenido un día buenísimo, hemos corrido muy bien, la climatología ha sido perfecta y he podido cumplir ese sueño”, comentó emocionado. Valverde se mostró muy agradecido a una selección española “que ha estado de 10” y a la que dedicó el triunfo, además de a la gente que le “quiere”. “La selón ha estado de 10, ha sabido estar en todo momento donde debía y yo también he sabido defender mis opciones en el sprint, en el que me han dejado toda la responsabilidad. Me han aportado una tranquilidad enorme, del primero al último”, valoró.

 

Al respecto dio mucho valor a la concentración que realizó la selección en Sierra Nevada en los días previos al viaje a Austria. “Pienso que la concentración que hicimos todos juntos sirvió de mucho. Hemos sabido encontrar un ambiente de familia que ha dado sus frutos en carrera. Todos han corrido muy atentos en las distintas fases de carrera”, se felicitó. “Luego, mi labor era estar ahí en el momento adecuado, controlar bien las distancias en los puntos clave, lanzar mi sprint y vencer. Lo demás me lo han dado todo ellos y sabía que no les podía fallar, que tenía que darlo todo por el equipo”, desveló.

“Arranco y no espero a nadie”

Sobre el sprint en el que certificó el oro, dijo que fue “largo” y que atacó en su “distancia, a 350 metros”. “Ha sido un sprint muy largo, en el que me han dejado toda la responsabilidad. He ido controlando la distancia hasta que a 350 metros de meta, me he dicho ‘¡ahora!, arranco y no espero a nadie’. Iba mirando por debajo del sillín y veía que estaban cerca pero no conseguían pasarme. Sabía que no podía fallar ni a la selección ni a mí y al fin he ganado”, recordó.

Una vez con el oro asegurado, ya “la mezcla de emociones y sensaciones” le embargaron. “Siento una emoción terrible. Ha sido inolvidable”, resumió un Valverde, muy feliz en el podio, donde le felicitó el anterior campeón Peter Sagan, vencedor en 2015, 2016 y 2017 y presenció la entrega de medallas el también tricampeón del mundo Oscar Freire, uno de los ahora ya cuatro españoles campeones del mundo en ruta. “Sagan me ha dicho que se alegra por mi triunfo, que si no era él le gustaba que fuera yo quien le relevara como campeón del mundo”, desveló.

En la victoria más deseada de su carrera, el de Murcia se acordó “de mi familia, de toda la gente que me quiere y que siempre ha estado apoyándome”. “Va por ellos y por todos los que se alegran, incluidos muchos rivales que me han venido a felicitar aquí en meta. Este triunfo es para todos”, aseguró un Valverde que no piensa en la retirada: “Queda tiempo para dejar de ser profesional”.

“Con un triunfo así, desde luego ya puedo retirarme tranquilo. Todo lo que venga a partir de ahora es un regalo. De hecho, todo después de la caída (en el Tour 2017) ya era un regalo. Yo pensaba en Düsseldorf que se había acabado mi carrera deportiva. Y volver, ganar 14 carreras, ser campeón del mundo… todo es un regalo”, confesó, resumiendo la felicidad que le embargaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *