Los Celtics avanzan a final de la Conferencia Este

Netflix anuncia un acuerdo histórico con la NFL
mayo 16, 2024
Revelan la fortuna que reciben los Cuatro Magníficos del Inter Miami
mayo 17, 2024

Los Celtics avanzan a final de la Conferencia Este

Los Boston Celtics se han convertido en el primer Finalista de la NBA tras eliminar a los Cleveland Cavaliers por un claro 4-1. Victoria del mejor equipo de la fase regular por 113-98 en un partido de menos a más y en el que la lógica, por muchos factores, ha terminado imponiéndose. 

Sin Donovan Mitchell. Sin Caris LeVert. Sin Jarrett Allen. Sin Craig Porter Jr. El panorama para los Cleveland Cavaliers era el peor posible, un entre la espada y la pared en toda regla. No solamente por las ausencias anteriormente mencionadas, tanto por cantidad como por relevancia, sino por el 3-1 en su contra y el hecho de tener que visitar el TD Garden, la pista del mejor equipo de la fase regular. 

Pero en un ejercicio de supervivencia encomiable, los Cavs dejaron a los Boston Celtics con un palmo de narices. Sin muchas florituras pero con un juego directo y eficaz, los visitantes empezaron mandando en el marcador. Con Darius Garland (11 puntos y 9 asistencias) manejando el cotarro y un buen acierto desde el triple, los de Cleveland fueron por delante en el marcador durante gran parte de la primera mitad. El 28-28 al finalizar el primer cuarto no fue más que un aperitivo de lo que se venía. Ni los problemas de faltas de Okoro lograron ralentizar el empuje visitante, que llegó a ponerse por delante con el 34-37 ya en el segundo cuarto.

Por mucho que Derrick White (18 puntos, 5 rebotes y 6 asistencias), Jayson Tatum (25 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias) y Jaylen Brown (11 puntos, 4 rebotes y 7 asistencias) fueran sumando de forma regular, las sensaciones y sobre todo el marcador iban a favor de los Cavs, que contaron con la aportación de un invitado especial. Aprovechando las circunstancias, Marcus Morris firmó su mejor partido de la temporada para poner un 40-46 tan sorprendente como merecido.

Aunque la lógica es tozuda y no tardó en imponerse. A pesar de que no tuvieron en ningún momento el control del partido, siempre daba la sensación de que los Celtics estaban ahí y que se adueñarían del encuentro en cuanto se pusieran a ello. Al Horford, vital en el triunfo de los Celtics con sus 22 puntos, 15 rebotes y 5 asistencias- y su querida esquina pusieron un 51-48 en el marcador que significó la primera ventaja local en mucho tiempo… y el inicio del parcial que confirmó que los tiempos estaban cambiando. El 15-4 con el que los Celtics cerraron la primera mitad significó un 58-52 tras dos cuartos que lo condicionó todo.

Que los Celtics se marcharan a los vestuarios tan por encima después de una primera mitad tan floja solamente eran buenas noticias. Y si encima tu gran estrella se calienta, mejor que mejor. Jayson Tatum fue el encargado de cerrar el primer tiempo con un triple marca de la casa. Su celebración -queja, realmente- le valió una técnica que tenía muchas cuentas pendientes con Tony Brothers. Pero ese tiro libre fue lo de menos: los Celtics ya estaban ahí. 

Las buenas sensaciones para los de verde no cambiaron tras la obligada visita a vestuarios. Por mucho que Evan Mobley (33 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias) y Marcus Morris (25 puntos) se esforzaran en evitarlo, acercando a los Cavs incluso a los tres puntos con el 86-83, los Celtics eran simplemente más y sobre todo mejores. Más recursos, más opciones, más ideas. 

En un partido tan marcado por las ausencias, el 101-87 que reflejaba el marcador ya en el último cuarto fue prácticamente definitivo. Las piernas visitantes comenzaban a pesar, la fluidez en ataque era cosa del pasado y el martillo pilón que son estos Celtics no dejaba de golpear. Mazulla ha logrado que todo el mundo en la plantilla de los de Boston aporte, sepa cuál es su rol y no se salga del guion, todo un logro en un equipo tan cargado de estrellas y que acostumbra a ser una gran noticia de cara el anillo de la NBA. 

Verse dos dígitos por arriba fue una bendición para los locales, que solamente tuvieron que controlar a sus rivales el resto de los minutos de partido para convertirse en el primer equipo de la NBA en meterse en las Finales de Conferencia.

Comments are closed.