Vinicius rescata un empate para el Real Madrid

Zverev se hace maestro en Cincinnati
agosto 23, 2021
Roglic resiste los ataquen en la Vuelta
agosto 23, 2021

Vinicius rescata un empate para el Real Madrid

El encuentro comenzó adormilado, por culpa del horario, sin duda, los partidos a las 22 horas no son buenos para la salud. Pero al Madrid no le hicieron falta más de 5 minutos para adelantarse en el marcador. Pase gutiniano de Alaba a Karim, que se plantó frente al guardameta levantinista, se detuvo como lo hacía don Emilio Butragueño y cedió el balón a Gareth Bale para que este lo empujara a la red como quien abre un botellín de cerveza en una noche de verano.

Hernández Hernández se hallaba en la sala VOR, por lo que intentó buscar las cosquillas al gol, pero no halló nada punible y no pudo anular el tanto del galés

Tras el gol, el Levante se estiró y aculó al Madrid en su campo, aunque sin crear ocasiones claras de peligro. Los blancos respondieron con contraataques como el comandado por Valverde que malogró Hazard al intentar picar el esférico.

Para muchos aficionados, la sorpresa de la alineación fue Isco, pero el malagueño comenzó implicado y ayudando en defensa.

No nos ha poseído el espíritu de Xavi Járdiner Hernández, pero el estado del terreno de juego no era el óptimo para jugar al fútbol. Tras cada bote de balón, brotaban del céspet conejos y otros pequeños mamíferos que dificultaban la práctica del fútbol. La causa, al parecer, es que el césped solo tiene 15 días de edad, aún está mamando de su madre pradera y no se ha agarrado con fuerza a su nueva vida. Al menos, algo parecido explicó David Navarro después.

Hay una cosa que no cambia: a Hazard se le puede pegar sin que se pite falta. En esta ocasión, la patada se la propinó Rober Pier. La verdad es que no pensábamos que este líder de la Revolución Francesa aún siguiese jugando al fútbol.

Justo antes de la pausa para hidratación, Alaba arreó un zurdazo potente que no se marchó fuera por mucho. Al igual que en el debut liguero, el austriaco estaba siendo uno de los futbolistas destacados del Madrid.

Durante la pausa para hidratación, unos bebieron agua y otros se aplicaron Nivea porque tenían la piel muy seca. Tras la misma, el Madrid salió con más brío y volvió a acercarse al arco de Aitor Fernández. Tanto es así, que Isco se desencadenó, realizó una espléndida jugada que propició una falta que lanzó Bale casi desde su casa. El balón se marchó por muy poco. Acto seguido, Isco robó un balón y provocó una clara ocasión de Hazard.

El Madrid estaba asediando al Levante y, sin solución de continuidad, Valverde lanzó dos veces a puerta, una de ellas terminó en un córner que llevó un nuevo susto a las gradas valencianas. Apenas un minuto después, Isco remató a lo Raúl cuando tenía un tiro normal franco. La frivolidad se marchó alta y floja.

El final de la primera parte fue un acoso sin cuartel madridista, que no fue capaz de materializar el segundo gol. Al Levante le salvó la campana.

Durante el descanso, unos jugadores fueron al baño, otros bebieron agua y muchos hicieron ambas cosas, aunque no a la vez.

Un poco antes de comenzar el segundo tiempo, el Levante empató el partido. Tras una jugada mal defendida, Roger se quedó solo frente a Courtois, que tocó el esférico, pero no lo suficiente para evitar que se introdujese en la portería blanca.

El Madrid pasó malos minutos, pero poco a poco se fue quitando el dominio de encima y Hazard y Casemiro lanzaron sendos tiros lejanos para marcar territorio (en realidad pretendían marcar gol, pero no chutaron bien).

Cuando parecía que el equipo blanco podía recuperarse, Campaña enganchó un derechazo sin dejar caer el balón y lo mandó a la escuadra derecha de Courtois. Imparable.

Tras realizar un buen primer tiempo, el Madrid veía cómo le remontaban tras dos tiros y una salida lamentable en el segundo tiempo. Desmoronamiento blanco. El hundimiento.

Ancelotti decidió realizar un triple cambio para intentar resucitar al cadáver que en ese momento era el equipo merengue. Salieron Isco, Hazard y Bale y entraron Asensio, Vinícius y Rodrygo.

Lucas Vázquez no había estado afortunado en la jugada del gol ni en otras muchas, parecía fuera del partido, desconectado, y Carletto decidió cambiarle por Dani Carvajal. El de Curtis siempre lo deja todo en el campo, pero haberlo mantenido en el terreno de juego hubiese sido una temeridad.

El Madrid zozobró varios minutos, chocando contra la defensa levantinista sin saber qué hacer. Hasta que Dani Carvajal recuperó un balón con mucho oficio, Casemiro centró en profundidad a un Vinícius que condujo hasta el portero y marcó limpiamente tras más de dos toques. Nos recordó al gol contra el Liverpool. Golazo.

En ese momento llegó la pausa para la hidratación de la segunda mitad.

Cuando se reanudó el partido, otro jarro de agua fría. Asistencia inversa de Alaba y gol del Levante. Tres tiros, tres goles. Imperdonable.

Carletto movió ficha y puso en el campo a Jovic por Fede Valverde.

Nada más salir, Jovic casi marcó en un remate de cabeza que salvó el portero del Levante por dos veces, porque también repelió el remate de Carvajal. Pero tras sacar el córner, Vinícius marcó un golazo que no se esperaba nadie, solo él.

Quedaban solo cinco minutos y la montaña rusa de partido nos tenía ya locos, pero quedaba una última sorpresa, Vinícius se marchó de nuevo y Aitor Fernández tuvo que detener el balón con la mano fuera del área para evitar el cuarto del Madrid. A la calle.

Se colocó los guantes Rubén Vezo porque ya no le quedaban cambios al Levante. El Madrid tenía que tirar a puerta todo lo que pudiese, pero no era capaz.

Cuadra Fernández añadió 6 minutos, pero aunque hubiera añadido 25. El Madrid parecía no recordar que el portero del Levante era un jugador y seguía empeñado en llegar hasta el fondo tocando el balón en lugar de lanzar a portería. Solo Asensio se atrevió y acabó en córner.

El final del partido resulto frustrante. El Madrid se mostraba impotente ante un equipo sin portero que lógicamente solo buscaba perder tiempo.

Final y empate de locos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *