Bernal le saca tiempo a Evenepoel

Serena siembra muchas dudas
mayo 20, 2021
Ferrari espera despegar en Mónaco
mayo 20, 2021

Bernal le saca tiempo a Evenepoel

Remco Evenepoel se adentraba en territorio desconocido en esta segunda semana del Giro. Debutante en una gran vuelta a los 21 años, nunca había disputado más días de competición que los siete de la Vuelta a San Juan. Tampoco corrió carreras previas como preparación tras fracturarse la pelvis en agosto de 2020, en una terrible caída en Lombardía. No era lo ideal para afrontar una superficie como el sterrato, que requiere fuerza y experiencia, a pesar de tratarse de un prodigio. Y los 35 km de tierra camino de Montalcino le soltaron una bofetada de realidad. A Evenepoel le costaba una barbaridad mover su bici, a diferencia de la soltura que transmitía Egan Bernal. El deseado duelo entre ambos no se producirá. Veremos más adelante. Sobrado, el colombiano no dejó pasar la ocasión de distanciar a todos sus rivales, mientras Mauro Schmid se llevó la victoria parcial procedente de la fuga.

Evenepoel, quien comenzó el día a 14 segundos del rosa, perdió más de dos minutos respecto a Bernal. También los nervios. Cuando se descolgó en la tercera sección de gravilla, se quedó totalmente solo. Solicitó por radio una ayuda que no llegaba. Enfadado, se soltó el pinganillo. Almeida, que remoloneó en su auxilio, trató de ayudarle a minimizar la desventaja, sin éxito. Justo lo contrario que la imagen ofrecida por el Ineos, un bloque sólido y unido por la causa de conducir a Bernal hasta el título en Milán. Sin duda, el equipo más poderoso y el ciclista más en forma de la ronda. El líder manda ahora con 45 segundos sobre Vlasov, 1:12 respecto a Caruso, (que partía como la segunda baza del Bahrain y agarró la capitanía por el abandono de Landa), 1:17 a Carthy y 1:22 frente a Simon Yates. Márgenes manejables, excepto si Bernal e Ineos no aflojan. Evenepoel cayó hasta la séptima posición, a 2:22. Marc Soler, 11º, se halla ya a 3:19. El catalán lo hizo bien, pero explotó a seis km de la meta.

Más que por la dificultad del terreno, exigente e irregular, el primer sector de las carreteras blancas lo reventó el ritmo de Filippo Ganna. Siempre con Egan Bernal a rebufo, al campeón del mundo de crono le da lo mismo llano que media montaña o sterrato. Toma la cabeza del pelotón, se asegura de que le sigue Bernal… y no vuelve a mirar atrás. De esos 9,1 km, planos y en bajada, de pura potencia, salieron ambos al frente del grupo de los favoritos. Evenepoel, Vlasov, Carthy o Simon Yates se cortaron y tuvieron que recurrir a sus gregarios para tapar el hueco. Mal síntoma, que para Evenepoel se tradujo en losa irrecuperable poco después. El resto de los tramos de gravilla se encontraban en subida y la situación no se descontroló, con Moscon, Martínez y Narváez al servicio de Bernal, que tampoco se escondió y tiró en primera persona. Su ataque en la ascensión final a Montalcino fulminó a sus adversarios. El campeón del Tour de 2019 está de nuevo aquí. A Evenepoel le falta todavía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *