Davis busca su mejor forma

Nadal deja sin opciones a Alcaraz
mayo 6, 2021
Brady quiere a Edelman en Bucs
mayo 6, 2021

Davis busca su mejor forma

La NBA no es ajena al mal hábito que existe en el deporte de endiosar a los jugadores un día y demonizarlos al siguiente en función de sus actuaciones y los resultados de sus equipos. Pero hay veces que esa suerte de cacerías rozan el absurdo. Es lo que está sucediendo con Anthony Davis. El pívot de los Lakers reapareció tras perderse 30 partidos por una lesión y su vuelta fue aclamada por los fans de su equipo, que sin LeBron ni Schröder estaba en caída libre.

Sin embargo su regreso no tuvo el impacto deseado y los angelinos siguen en apuros y peleando por no perder una de las seis plazas directas a los Playoffs que otorga el Oeste (ahora mismo son quintos con un bagaje de 37-28). No quieren verse abocados a jugar el Play-in y no han tardado los críticos en cebarse con ‘La Ceja’, al que de ver como el salvador de los Lakers pasaron a tildarle poco menos que de rémora aferrándose a sus estadísticas y su impacto negativo en el equipo.

Dicen, tirando de los fríos datos, que desde que él volvió había jugado seis partidos con promedios son: 16,5 puntos, 6,7 rebotes, 39,4% en tiro y 17,4% en tiros de tres. Números más que aceptables para cualquiera, pero discretos para una estrella de su talla. Y sobre todo le achacan que con él en cancha los campeones pierden por 56, el peor +/- del equipo, doblando incluso al segundo peor.

Pues bien, ‘La Ceja’ frunció el ceño y respondió a sus críticos con un gran partido en el triunfo de los Lakers ante los Nuggets de Nikola Jokic (93-89), los terceros del Oeste (43-22). Firmó 25 puntos (8/17 t2, 1/2 t3 y 6/7 tl), siete rebotes, tres tapones y una asistencia, tirando del carro de unos campeones sin LeBron ni Schröder. Incluso protagonizó la jugada del partido con un tapón estratosférico a Campazzo a nueve segundos del final que abortó el conato de remontada de Denver.

Davis jugó bien, pero aunque no lo hubiese hecho es de necios, e incluso de ignorantes, dudar de un jugador de su talla, uno de los mejores de la NBA. ¿Dónde están metidos ahora los que le ensalzaron tras el último anillo de los Lakers? El mundo (y la NBA) están llenos de desagradecidos e impacientes. Sean sensatos y denle tiempo, que llevaba 30 partidos sin jugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *