Davis y LeBron, en busca del segundo anillo

Lewandowski gana The Best
diciembre 18, 2020
Sharapova dijo que sí!
diciembre 18, 2020

Davis y LeBron, en busca del segundo anillo

Los Lakers son una balsa de aceite. Cuesta creerlo, pero solo ha pasado una temporada desde la histriónica salida de Magic Johnson de los despachos, desde sus puñaladas con Rob Pelinka y desde que corría por las redes que nadie en la NBA quería hacer negocios con este último, por su condición de exagente y las cuentas pendientes que cargaba por ello; y que en las oficinas de los Lakers ni siquiera sabían interpretar el salary cap. LeBron James estaba perdiendo la paciencia después de un frustrante primer año en L.A. (lesión de ingle incluida), Anthony Davis iba a acabar en los Celtics y Luke Walton terminaba una nefasta etapa como entrenador y dejaba vacante un puesto que rechazaron Tyronn Lue y Monty Williams. Mientras, los Clippers se hacían con Kawhi Leonard (que jugó con los Lakers como un gato con un ovillo de lana) y Paul George. Y recibían la bendición como principal aspirante al anillo, en posición para un cambio de ciclo histórico en el baloncesto de Los Ángeles.

La temporada 2019-20, la de la pandemia y la burbuja, pasó. Los Clippers fracasaron, despidieron a Doc Rivers y viven rodeados por las filtraciones sobre las prebendas y el favoritismo que recibieron George y sobre todo Kawhi, asunto que derivó en previsible calamidad para la química de grupo. El segundo (George ha ampliado su contrato) puede ser agente libre, si así lo desea, en julio de 2021. Con nuevo entrenador y nuevo enfoque, los Clippers están en un punto equidistante entre ser otra vez uno de los grandes aspirantes al título o implosionar definitivamente. No es, desde luego, la posición en la que esperaban estar ahora si se les hubiera preguntado hace un año. Los Lakers sí están donde querían… y donde muchos no les habrían colocado si se les hubiera preguntado hace un año y medio. Campeones de la NBA, felices, estables y con Rob Pelinka convertido en uno de los ejecutivos más aplaudidos de la Liga. Cosas.

El mercado (traspasos, agencia libre) de los Lakers recibió una sonada aprobación general. Lejos de dormirse en los laureles, se posicionaron de la mejor manera posible para tratar de repetir título. Mantuvieron a Kentavious Caldwell-Pope y Markieff Morris y cambiaron a Dwight Howard, Danny Green, JaVale McGee y Rajon Rondo (Avery Bradley no estuvo en la burbuja) por Marc Gasol, Wesley Matthews y Dennis Schröder. Y sumaron a Montrezl Harrell, el Mejor Sexto Hombre de la pasada temporada… con los Clippers. “Era nuestro vecino, solo nos asomamos desde nuestra puerta y le preguntamos si le gustaba lo que nos traíamos entre manos por allí”, explicó LeBron.

El verdadero gran éxito, a priori, de la postemporada, ha llegado sin embargo cuando ya han abierto los training camps: LeBron James, que podía haber sido agente libre en 2021, se ha comprometido para dos temporadas más por 85 millones de dólares extra. Renunció a la player option para la 2021-22 y podrá salir al mercado, ahora, en 2023. El paso solidifica el proyecto del campeón con la legitimidad que aporta uno de los grandes de la historia, que ya firmó en su día por cuatro temporadas en una muestra obvia de confianza en los Lakers. En Cleveland se especializó en contratos cortos con los que mantenía el control de facto de la franquicia, con el fantasma de la agencia libre siempre agitado, y exprimía los márgenes del salary cap para maximizar sus ganancias.

En los Lakers se ha asentado, ha vuelto a ser campeón y ha encontrado el feliz desempeño en la vida californiana, que tantas estrellas ha llevado a L.A. También, es obvio, LeBron se ha garantizado un gran contrato para los próximos años por si acaso llega un declive que hasta ahora apenas se ha adivinado. Pero a finales de mes cumplirá 36 años. Así que también ha elegido esta vez ir sobre seguro en lo financiero. Y los Lakers, tan contentos. LeBron sigue siendo el mejor jugador del mundo, es el MVP de las últimas Finales y esta ampliación tiene poco que ver con la de Kobe Bryant, también con 35 años y en 2013: dos temporadas, 48,5 millones. Kobe, que llevaba 17 años de púrpura y oro, recibió ese premio después de una fractura en el tendón de Aquiles. No era probable que volviera a ser el monstruo que había sido, pero la franquicia recompensó así su compromiso y su historia: su leyenda. Con LeBron es justo al revés: en algún momento dejará de ser el monstruo que lleva siendo 17 temporadas… pero no parece que ese momento vaya a llegar en el corto plazo.

Justo después del acuerdo con LeBron, llegó el nuevo contrato de Anthony Davis: cinco años, 190 millones de dólares para un jugador en plenitud (27 años) que jugó una fantástica primera temporada en los Lakers y rindió a un nivel histórico en los playoffs. Su continuidad se daba por segura pero que haya evitado el martirio de los contratos cortos y haya firmado ya a largo plazo, sin salida al mercado como mínimo hasta 2024, es otro triunfo masivo de los Lakers, que se quitan de líos para el terremoto de 2021, cuando muchas estrellas estarán en el mercado. Davis es feliz, es campeón y tienen un futuro a largo plazo asegurado en L.A., el escenario ideal para los Lakers cuando apostaron muy fuerte (Brandon Ingram, Lonzo Ball, Jason Hart y tres primeras rondas, básicamente) por el ala-pivot. Ahora, una temporada, un anillo, y un contrato de cinco años después, nadie negará que los Lakers dieron en la diana con una operación arriesgada: Davis llegaba, en fin, con solo una temporada de contrato. ¿Y si no iban bien las cosas con LeBron? ¿Y si chocaba con el recién llegado e inicialmente cuestionado Frank Vogel?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *