El Barcelona tras Messi gana a la Juve

Messi muy cerca del PSG
agosto 9, 2021
Torres (pulgar) se someterá a una resonancia
agosto 9, 2021

El Barcelona tras Messi gana a la Juve

Ironías de la vida. El primer Gamper post-Messi tuvo como testigo al mismo rival que hace 16 años ‘alucinó’ con la irrupción del astro argentino. La Juventus ya no es la de Fabio Capello, ‘viejo zorro’ que quiso llevarse al argentino. Es la de Cristiano Ronaldo, tantos y tantos años el gran rival de Leo por la supremacía futbolística, aunque para los barcelonistas nunca ha habido color en la comparación.

CR7 se las prometía muy felices sin su ‘bestia negra’, quizás no esperaba que el Barça sacara a relucir todo su orgullo y fases de muy buen juego. Memphis no perdió el tiempo para quedarse como el preferido de la afición. A la primera que tuvo, marcó. Braithwaite estableció el segundo a balón parado, Riqui Puig puso la guinda y los azulgranas conquistaron su trofeo. El Joan Gamper se quedó en casa. Como debe ser.

Arranque fulgurante

El Barça ha quedado huérfano sin el ’10’, pero sus compañeros siguen defendiendo un escudo muy grande en su pecho y lo deben honrar. Y con esta actitud entraron al césped del Johan Cruyff. Muy buena puesta en escena, ganas de agradar que tuvo como consecuencia el tempranero gol de Memphis. Asistido de forma magistral por Demir, el austríaco al que se hace muy difícil de ver en el filial. Su sitio está más que destinado al primer equipo. Toque sutil para el holandés y primer rugido de un futbolista capaz de poner en pie a la afición. Gran zurdazo, potente y colocado, para doblegar la resistencia de Sczesny.

Los tres mil espectadores que asistieron al Johan Cruyff tuvieron un recuerdo permanente para Messi, pero también un comportamiento ejemplar para el equipo. Animaron y agradecieron el ímpetu de los de Ronald Koeman, muy dinámicos y frescos de ideas, sobre todo en ataque. Paredes y combinaciones veloces para apreciar un rayo de esperanza en el horizonte. Aunque ahora cueste.

Dest rozó el segundo en un chut cruzado que salió fuera por poco y Memphis buscó el doblete. Su disparo salió alto. Grandes minutos, pero la Juventus es un gran rival y el primero en abrir las hostilidades y topar con Neto, cómo no, fue CR7. El brasileño tuvo que poner las manos muy fuertes para rechazar el seco disparo del portugués.

El partido entró en una fase de toma y daca. Griezmann se encargó de tirar una falta que en otro momento hubiera sido para el ‘diez’. Salió fuera. Demir culminó a la red una preciosa combinación, pero estaba en fuera de juego. Anulado. El joven futbolista siguió con sus ‘diabluras’ y lo volvió a intentar. El Barça buscaba el segundo y con el VAR, hubiera subido al marcador el remate del ‘principito’ tras el rechace del meta juventino a disparo de Braithwaite.El danés no estaba adelantado, pero así lo interpretó, erróneamente, el colegiado.

Neto, la ‘Estrella’ que aparece para salvar…

En el tramo final del primer tiempo, entonces sí, apretó de lo lindo la Juve. Fue cuando apareció la figura de Neto, ex ‘bianconero’ y con mucha necesidad de reivindicarse. Doble parada con De Ligt y Morata acribillando a bocajarro, de nuevo ocasión para el madrileño y para cerrar el primer tiempo, la ‘clásica’ falta lejana de Cristiano. Todo lo salvó el brasileño, el mejor del partido, jugador Estrella. Ronaldo ya no volvió a aparecer por el verde…

…y Braithwaite, para sentenciar

La segunda mitad arrancó con mayor énfasis juventino, pero fue el Barça quien golpeó de nuevo. Gran señal que desde la pretemporada se aprovechen por fin las acciones de estrategia. Gol a la salida de un córner botado por Memphis y rematado a la perfección por Braithwaite. Araujo y Piqué hicieron pantalla y el danés entró con todo, se fue del marcaje de Pellegrini y marcó los tiempos del salto a la perfección. Un gran cabezazo.

El gol ‘narcotizó’ a una Juve que ya vio cuesta arriba la remontada y que reforzó la defensa con los campeones del mundo Chiellini y Bonucci, mientras el Barça también movió muchas piezas, entre ellas la de un Umtiti abucheado hasta que Piqué se dirigió a la grada pidiendo comprensión. Los silbidos se tornaron en aplausos para el francés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *