El pesimismo de Ferrari es evidente

Nuevas reglas, rarezas, legitimidad, estadísticas y lesiones matizaran breve campaña de MLB
junio 29, 2020
El Real Madrid no falla y aprovecha el tropiezo del Barcelona
junio 29, 2020

El pesimismo de Ferrari es evidente

Charles Leclerc madrugó para completar un paseo muy especial entre la fábrica de Maranello y el circuito de Fiorano. Partiendo desde la misma puerta por la que Enzo Ferrari sacó en 1947 su primer coche, el 125S, el monegasco condujo su SF1000 por las calles de la localidad italiana hasta la pista, donde le aguardaba la primera sesión de esta extraña pretemporada.

Unos días después del estreno de Mercedes, Renault o Racing Point, la Scuderia regresó al trabajo en Fiorano con el SF71H, su monoplaza de 2018, dado que la normativa de la FIA obliga a que los test privados se realicen con material de al menos dos años de antigüedad. Sin embargo, esta vuelta a la actividad, justo 110 días después, se antoja como la única buena noticia en el equipo dirigido por Mattia Binotto.

El pobre rendimiento del SF1000 en los test de febrero en Montmeló ha obligado a los ingenieros a trabajar contra el reloj durante los últimos días, con el objetivo de reducir la distancia con Mercedes y Red Bull. A dos semanas del arranque del Mundial 2020 con el GP de Austria, el pesimismo parece la nota dominante en Maranello.

EL SF90 COMO MODELO

De momento, Ferrari estrenará caja de cambios en el Red Bull Ring, donde también montará una evolución de su motor con la que espera conseguir un incremento de potencia de 15 CV. Sin embargo, las implicaciones se antojan bastante más delicadas a largo plazo. Especialmente si se confirma que el diseño del SF1000 se basaba en un plan equivocado.

El pasado 11 de febrero, durante la presentación del SF1000, Binotto aclaró su modelo había sido, inevitablemente el SF90, un coche que en 2019 no cumplió las expectativas. «El coche entero, el monocasco, la disposición de la unidad de potencia y la caja de cambios se han diseñado para que tengamos una parte trasera muy estrecha y delgada», reveló el máximo responsable deportivo en el Teatro Municipal Romolo Valli.

El agravante ahora es que Ferrari no podrá disponer de esa controvertida unidad de potencia del SF90, sacada adelante tras un acuerdo privado con la FIA. Y lo que es aún peor, la crisis del Covid-19 le obligará a mantener el coche de 2020 hasta 2021, cuando Carlos Sainz sustituya en el garaje a Sebastian Vettel.

MEJORAR EN LAS CURVAS LENTAS

Uno de los objetivos de Laurent Miekes, director deportivo, fue paliar las dificultades de su bólido en las curvas lentas, el gran caballo de batalla para sus pilotos durante el pasado Mundial. Y algo de mejora pudo vislumbrarse en febrero en Barcelona, pese a la pérdida de velocidad punta en las rectas.

En cualquier caso, Binotto deberá manejar toda esta presión desde el primer día de trabajo en la pista. Por esta razón, el escaso kilómetro recorrido por Leclerc entre la Via Enzo Ferrari, donde se ubica Maranello, y la Via Gilles Villeneuve, sede del circuito de Fiorano, se antojaba este jueves tan largo para Ferrari.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *