F1: Penalización a Hamilton y podio de McLaren

Federer se prepara para el 2021
julio 6, 2020
Pretemporada NBA en Disney
julio 6, 2020

F1: Penalización a Hamilton y podio de McLaren

Max Verstappen personificó el drama de la Fórmula 1 mientras pilotaba un Red Bull inconducible en el circuito que es propiedad de su equipo, dándose cabezazos cuando evitaba que se calara cada cien metros por culpa de un inoportuno problema de electrónica (apuntan al motor Honda), apenas habían transcurrido once vueltas de carrera. El neerlandés estaba en disposición de luchar por el triunfo en Austria y dar un golpe en la mesa del Mundial, pero para él no fue la primera victoria de la temporada, sino el primer abandono. La imagen era fuerte, de las que da que hablar, pero tras la locura final en Spielberg parece que hayan transcurrido varias semanas desde entonces: coches de seguridad, accidentes, ruedas por los aires, toques entre favoritos y podio de un McLaren. Menos mal que ganó un Mercedes, el de Valtteri Bottas, porque si no hubieran sido demasiados sobresaltos para digerir de una sola vez. Le acompañeron en el podio Charles Leclerc con el Ferrari pobre y Lando Norris con el McLaren. Sí, esto último necesita unas cuantas explicaciones. 

Y eso que la carrera empezó agresiva, pero tranquila. Hamilton remontaba tras una penalización en la parrilla desde el quinto hasta el segundo puesto, aunque no tuvo permiso para atacar a su compañero de equipo. Tampoco estaba el horno para bollos: falló doblemente el motor alemán con abandonos de Stroll (Racing Point) y Russell (Williams). Falló el coche energético, rival directo, e incluso falló el propulsor de Renault castigando a Ricciardo. Es justo decir que el más fiable de todos los motores fue el Ferrari. También el peor en rendimiento. Entretanto, los ingenieros de la escudería campeona avisaban a sus pilotos de que había problemas en la caja de cambios. Inventados o no, lo que no querían era una gresca nada más desempaquetar los monoplazas.

Por detrás, Alex Albon (Red Bull), Sergio Pérez (Racing Point) y Lando Norris (McLaren) se agarraron a la lucha por el podio y por detrás Carlos Sainz fue ganando posiciones. El madrileño salió muy valiente y se lanzó en varias ocasiones a por Charles Leclerc. En una de ellas, tras el primer coche de seguridad (por accidente de Magnussen, que perdió los frenos), hubo una extraña consecuencia: el MCL35 fue por fuera, Sebastian Vettel vio un hueco imposible, metió el hocico y cobró. Trompo y a la cola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *