Pogacar gana por segunda el Tour

Toronto barre doble jornada con paliza
julio 19, 2021
Hamilton: “No creo que tenga que disculparme”
julio 19, 2021

Pogacar gana por segunda el Tour

Gran fin de fiesta el vivido en la última etapa de la 108ª edición del Tour de Francia, con la constatación del triunfo del esloveno Tadej Pogacar en la general de la ‘Grande Boucle’ y la enorme calidad que atesora en sus piernas el belga Wout Van Aert, que con su victoria en los Campos Elíseos le ha echado una mano a la leyenda Eddy Merckx, de forma que ‘El Caníbal’ ‘El Expreso de Man’ siguen al frente de la tabla de máximos ganadores de etapa con 34 triunfos. Habrá que ver si con 37 años ‘Cav’ volverá a la carrera francesa

En un día pensando para el deleite de los campeones, para que toda Francia, todo el mundo del ciclismo y todo el mundo en general aplaudan el esfuerzo de los ciclistas y de los mejores corredores a lo largo de 21 duras etapas, la jornada amanecía soleada y en los primeros kilómetros de la misma los portadores de los diferentes maillots en juego, el campeón, Pogacar, y sus compañeros de equipo, UAE, posaban ante las cámaras de los fotógrafos, con la salvedad del detalle que han querido tener los ciclistas eslovenos con Primoz Roglic, que tuvo que dejar antes de tiempo la carrera al tener que abandonar.

Tras el tiempo de las felicitaciones y la firma de autógrafos, la carrera fue poco a poco ganando en velocidad, con su llegada a París para completar los seis giros que había que dar al circuito de 6,8 kilómetros. Por delante, 54,4 kilómetros vertiginosos, en los que Mark Cavendish se aseguró el maillot verde de los puntos y en el que los supervivientes del pelotón finalizaron un Tour a toda velocidad.

Como está establecido, algún que otro valiente intentó lo imposible, una victoria por delante del pelotón, lo que nadie logra desde que lo hiciera Alexandre Vinokourov desde el 2005. Los últimos en intentarlo fueron Ide SchellingMichael Valgren y Brent Van Voer que eran cazados por un pelotón que iba muy estirado y en el que la manada de lobos del Deceuninck se postulaba haciendo un gran trabajo para Cavendish.

El británico aparecía siempre bien colocado, pero en la recta final eligió colocarse a rueda de Van Aert, quien ya había expresado antes de que empezara la jornada que quería ganar en París. Y dicho y hecho. Mike Teunissen lanzó a Van Aert de forma fantástica y cuando Cavendish quiso remontar ya era tarde. De hecho tuvo que conformarse con ser tercero, por detrás de Jasper Philipsen. El golpe de rabia en el manillar de Cavendish lo decía todo. Quería pasar a la historia y desempatar con Merckx, pero de momento tendrá que esperar al próximo año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *