Valdez rompió los pronósticos

Medvedev neutraliza a Tsitsipas y se mete en final ante Djokovic
febrero 19, 2021
El Barcelona sigue perdiendo puntos
febrero 22, 2021

Valdez rompió los pronósticos

Óscar Valdez rompió los pronósticos para proclamarse campeón mundial WBC del superpluma. El mexicano, excampeón del pluma, no había acabado de lucir en su nueva división, pero lo hizo el día que debía. Dio una exhibición ante Miguel Berchelt, al que noqueó en el décimo asalto tras tres caídas. El de Cancún fue todo corazón, pero el nuevo monarca dio un recital técnico y táctico. Supo en todo momento cómo boxearle. Se reivindicó. Le dijeron que no podría ganar, que no encajaba golpes, que no haría daño a Berchelt… y al terminó fue claro: “Que nadie te diga que no puedes hacerlo“, espetó. Además, el gesto que más repitió fue el de mandar callar ante la cámara. Victoria que le reivindica en la categoría y en la historia.

Los dos mexicanos se subían con una clara diferencia al ring. Valdez era más pequeño y pesaba (datos antes de la pelea) 2,6 kilos menos, pero eso nunca fue en contra del aspirante. Salió a tomar el ring y sorprendió por su velocidad. En el segundo acto, Berchelt tomó el centro e intentó cerrar huecos, pero le vino casi mejor a su oponente. La estadística tras los dos primeros rounds fue demoledora: el campeón había conectado 12 golpes de 60, mientras que el retador 13 de 32. Poca acción, pero muy clara. El tercero fue más de lo mismo y en el cuarto no hubo vuelta atrás. Valdez sorprendía siempre con la velocidad de su jab y esperaba su momento. Llegó cuando después de tres jabs conectados, el ‘Alacrán’ bajó su derecha y con un crochet a la sien Berchelt se quedó flotando. Casi se cae tres veces, pero entre agarres, arrojo y el orgullo de campeón aguantó. Aún así a la cuarta recibió una cuenta, pero era el final y llegó al siguiente round.

En el quinto Valdez lo intentó, volvió a cazar al ‘Alacrán’… pero era una roca. Supo dejar correr el reloj y se recuperó, aunque su tono postural nunca fue el mismo. En el sexto, Berchelt se sintió fuerte y se fue con todo. Ese asalto y el siguiente fueron para el de Cancún. Fue porque Valdez quiso. Alguna mano abajo le picó, pero sabía que debía esperar a que el ‘segundo aire’ de su oponente se fuese. Pasó en el octavo. El aspirante metió movilidad y la exhibición fue tremenda. Se dejaba arrinconar y al salir siempre lo hacía con golpes. Así, en el noveno, tras una combinación de cuatro golpes Berchelt se fue al suelo. Resistió. Estaba muy tocado y la pelea no debería haber pasado de ahí, pero lo hizo. El monarca, que hacía su séptima defensa, llevaba un par de asaltos ‘cazando moscas’. Valdez lo vio y en el décimo esperó su momento. Contragolpeó y justo cuando sonó la campana le cazó con un crochet que fulminó a Berchelt. El Alacrán necesito varios minutos para poder sentarse y aunque abandonó el ring por su propio pie, le estaba esperando una camilla que le llevó al hospital directamente. Un riesgo evitable. Ese fue el único borrón de un combate que dio emoción como prometía y que tiene un KO candidato a ser el mejor del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *