Buen debut de Federer en Roland Garros

Conmebol da a Brasil Copa América 2021
junio 1, 2021
Bernal aspira a las tres grandes
junio 1, 2021

Buen debut de Federer en Roland Garros

Impoluto, con polo rojo, pantalón y cinta de color antracita, y mascarilla, como manda el protocolo, Roger Federer salió a la Philippe Chatrier de París para jugar su primer partido de Gran Slam en año y medio, 487 días después del último en el Open de Australia 2020. El público francés le recibió con una gran ovación y después disfrutó de una versión práctica y estética del ganador de 20 majors. Dice que no se ve triunfador en Roland Garros, pero aunque el rival en su estreno, el uzbeko Denis Istomin (34 años y 204º del mundo), no sirve para medir su verdadero momento de forma, al suizo se le vio fino, bien físicamente, ágil y con esa elegancia innata que se tiene o no se tiene.

Para ganar por 6-3, 6-4 y 6-3 en 83 minutos (el duelo más corto hasta ahora del cuadro masculino) el Genio de Basilea jugó de manera muy directa (48 golpes ganadores, ocho de saque directo), sin miedo al error y con una clase infinita. En segunda ronda le espera el croata Marin Cilic, que le trae buenos recuerdos porque ante él ganó su octavo título en Wimbledon. Un oponente de mayor fuste pese a que no ya no es el que era por aquel entonces.

Federer, el jugador más mayor del torneo con 39 años , cada vez más cerca de los 40, sólo ha jugado cinco partidos este año y venía de perder contra el matagigantes español Pablo Andújar, que el domingo apeó al cuarto favorito del torneo, Dominic Thiem. Istomin, que tuvo que jugar la previa, no pudo o no supo aprovechar esta fase aparentemente vulnerable del helvético y volvió a perder contra él. A decir verdad, Roger le dio muy pocas opciones.

«Estuve mejor que en otros partidos»

“Se me da bien jugar contra Denis”, reconoció el vencedor. Y tanto, su balance favorable es ahora un contunente 8-0. “Es un placer estar de vuelta, me ha costado un poco de tiempo, mucha rehabilitación, pero es un gusto regresar a París y volver a veros”, dijo, dirigiédose al público, el helvético, a quien se vio feliz. “Estuve mejor que en otros partidos, pude mantener el buen juego, variar para evitar su dominio desde el fondo”, añadió aún en la pista, donde poco antes había obsequiado a los espectadores con algunos golpes excelsos.

Además, apenas se desgastó. Además, apenas se desgastó y aprovechó las pausas que ofrece a los jugadores de cuando en cuando el tenis de pandemia y sus protocolos, entre ellos el de recoger sus propias toallas: “Puede parecer una tontería, pero es verdad. A veces solo hace falta tomarse un poco de tiempo para respirar, andar hacia la toalla… En Ginebra (cuando perdió con Andújar) casi no tomé esos segundos extra en los que normalmente descanso de esta manera”.

Al tratarse de un gran torneo, en París tiene días de descanso entre rondas, otro aspecto que le beneficia Aunque su mente sigue fija en Londres: “Después de casi un año de recuperación, confío en que Wimbledon sea el momento en el que reencuentre la capacidad de jugar bien contra los mejores. No sé si voy a conseguirlo aquí…”. Eso habrá que verlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *