Doncic no se cansas de nuevas marcas

Tyson y Jones Jr. esperan vender mucho en streaming Triller
agosto 5, 2020
Neymar: «Vivo mi mejor momento desde que llegué a París»
agosto 5, 2020

Doncic no se cansas de nuevas marcas

A la tercera la vencida. Luka Doncic sigue coleccionando partidazo tras partidazo en la burbuja de Orlando. Pero sus espectaculares números no se veían recompensados con el triunfo de su equipo, que veía como los Rockets y los Suns les arrebataban el triunfo en los últimos compases de los dos primeros partidos. En esta ocasión, la exhibición tuvo su recompensa. 34 puntos, 20 rebotes, récord personal en la carrera de Luka, y 10 asistencias sirvieron para que los Mavericks firmasen su primer triunfo en la burbuja. Es el jugador más joven de la historia de la NBA en firmar al menos 30 puntos, 20 rebotes y 10 asistencias, además de ser con 11 el jugador que más triples-dobles ha sumado esta temporada.

La película se volvió a repetir. El partido llegó ajustado a los últimos compases del encuentro y a los Mavericks se le aparecieron los fantasmas del pasado. A 1:34 para el final empataba desde la línea de personal Max Kleber el partido, desde entonces ninguno de los dos equipos capaz de disnevelar la balanza a 95. El partido llegaba a la prórroga.

Para llegar a ese empate a 95, los de Rick Carlisle tuvieron que remar de lo lindo desde el primer cuarto. Fox, Bazemore y Hield lideraron a unos Kings muy certeros desde el triple y capaces de frenar con una gran defensa zonal los intentos de unos Mavericks que aprendieron las lecciones de antaño y trataron de construir jugadas mucho más elaboradas, rehuyendo la mayor cantidad de veces posible de lanzar desde fuera.

La efectividad por encima del 50% desde fuera al final de los 12 minutos de los de Walton, con una renta de 10 minutos puso por delante a los Kings 10 puntos. Los Mavs de nuevo por detrás en el marcador. Hubo que esperar al segundo cuarto para ver al Doncic más concentrado y certero en las asistencias, pese a ello el base de los Mavs finalizó el primer cuarto con 9 puntos, los mismo que anotaría en el segundo cuarto. El esloveno acabó el primer cuarto con un fuerte golpe en un dedo de la mano derecha, lo que parecía presagiar los peores pronósticos para los de Dallas.

Sin embargo, Doncic continuó el partido y cogió la batuta de su equipo y se le vio mucho más enchufado y acertado de cara al aro. Segundo parcial para los Mavs, Porzingis y Hardaway secundaban a Doncic que pese a no transmitir las mejores. Pese a ello, los Kings se marchaban 4 arriba al descanso. A raíz del descanso, los Kings fueron perdiendo fuelle desde fuera, pero los Mavericks no terminaban de culminar la remontada. Fox, Hield, Bjelica o Bazemore seguían estando certeros, el que no lo estuvo en ningún momento fue Bogdanovic que se quedó en 3 puntos y los anotó cuando el partido ya estaba visto para sentencia, en los momentos clave para seguir manteniendo la renta de 7 arriba al final del tercero.

Sonó la bocina del final del tercer cuarto y arrancó un último cuarto en el que ambos equipos bajarían de forma ostensible. Tan solo los tiros libres, los Mavericks lanzaron la friolera de 50 en los 53 minutos de juego, sostenían un tanteo de anotación muy bajo en el último cuarto.

Entre ambos equipos, anotaron 33 puntos y sólo los Kings, con 2 triples, fueron capaces de anotar desde fuera. Antes de la prórroga, 2 jugadores cayeron por faltas, Porzingis en los Mavs, el letón firmó 22 puntos, 7 rebotes y 2 asistencias, y Richaun Holmes en los de Walton, firmó la friolera de 12 rebotes, sólo superados por los 20 de Doncic y los 13 de Bjelica.

El empujón anímico que supuso el forzar la prórroga fue definitivo para que los Mavs se llevasen el gato al agua. Finney-Smith tomó el relevo a Porzingis como escudero de Doncic, sumados a Hardaway y los buenos minutos finales de Kleber decantaron la balanza en favor de los de Dallas. 110-114 y primera victoria de los de Rick Carlisle tras dos derrotas muy dolorosas en el arranque de la burbuja. Su próximo partido será frente a los Clippers, mientras que a los Kings, en un objetivo que ya va adquieriendo tintes de proeza, les esperan los Pelicans. Una derrota dejaría prácticamente descartado el objetivo de los de Luke Walton.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *