Argentina y Messi con tareas pendientes

Brady habló de su lesión
junio 11, 2021
Los 5 jugadores a seguir en Eurocopa
junio 11, 2021

Argentina y Messi con tareas pendientes

Foto del martes de Joaquin Correa celebrando con Lionel Messi tras marcar el segundo gol de Argentina ante Bolivia Oct 13, 2020 Javier Mamani/Pool via Reuters

La ilusión de ganar la Copa América en Brasil obliga a la Argentina de Lionel Messi a calibrar las piezas para ser una aplanadora, como en el arranque ante Colombia, pero sin cometer los errores que le costaron un empate (2-2) por el premundial de Catar-2022. 

La Albiceleste no supo liquidar el pleito. Semejantes falencias la fuerzan a ajustar las clavijas en todas las líneas para que el violín no suene desafinado. El equipo aún está verde y en formación. 

Argentina (12 puntos) sigue segunda en la tabla pero cada vez más lejos de Brasil (18), en seis encuentros jugados por la clasificatoria sudamericana. 

“En los seis partidos Argentina fue superior al rival. Hemos merecido ganar en todos. Pero los merecimientos no cuentan en el fútbol”, sentenció con lucidez el entrenador, Lionel Scaloni. 

Sin tiempo para introducir grandes cambios, el lunes debuta con Chile en Rio de Janeiro en la Copa América-2021. Lo hará siempre y cuando el Tribunal Superior de Justicia brasileño otorgue luz verde sanitaria. Es un país azotado por la pandemia de covid-19, con más de 470.000 muertos y 17 millones de contagiados

La contundencia
El equipo mostró dos facetas diferentes en la calurosa noche de Barranquilla. Una fue contundente y otra vacilante. Tampoco sería justo olvidar que la escuadra cafetera le plantó dura batalla hasta el último aliento, sin bajar los brazos, y festejó. 

“Argentina siempre domina el juego. A veces de manera más vertical”, analizó Scaloni. Pero no fue tan así todo el encuentro. 

Tres de sus elegidos para la ‘joven guardia’ de la renovación le dieron rápido fruto.

El infatigable volante Rodrigo De Paul lanzó un tiro libre como centro para el cabezazo goleador de Cristian ‘Cuti’ Romero, zaguero de Atalanta de Italia, declarado el mejor central de la Serie A. Es la última gran aparición de la escuadra. También fue sólido en el duro empate ante Chile (1-1) en la fecha anterior. A los 23 años parece un veterano y se ganó el puesto. 

Cinco minutos después otro favorito de Scaloni, el volante Leandro Paredes entró al área como si fuera la sala de su casa e hizo un pase a la red. A los 8 minutos, la Albiceleste tenía el partido en el bolsillo. 

A Messi dos veces el arquero David Ospina le ahogó el grito de gol con acrobáticas atajadas. Cada vez que La Pulga toca la pelota el juego se enciende. Pero sólo por ráfagas, surgía la potencia taurina de Lautaro Martínez, único delantero neto. 

Nunca lograron Messi o Lautaro articular ataques profundos con Exequiel Palacios o con Nicolás González, otros protagonistas de la remodelada Argentina.

La zozobra
Un punto de inflexión se produjo al perder al arquero Emiliano Martínez, de gran temporada en el Aston Villa. Chocó en el aire con el gigante Yerry Mina y tuvo que salir con duro golpe en la cabeza. 

Una mala señal fue la infracción de Nicolás Otameni con un manotazo a Mateus Uribe. El tiro penal anotado por Luis Muriel no desestabilizó tanto como los pases fallidos argentinos de Paredes, De Paul y Montiel que fabricaban contragolpes. Argentina se ponía sola al borde del abismo. Las clavijas flojas hacían sonar mal al instrumento. 

Así falló en una salida el defensa Juan Foyth, en una noche para el olvido. Tampoco pudo bloquear el salto de Rodrigo Borja. Su cabezazo goleador fue el tiro del final. 

Al portero Agustín Marchesín, reemplazo de Martínez en el arco, se le escapó el balón hacia adentro. Otra falsa nota y celebración colombiana. 

“Difícil hacer un análisis cuando te empatan y la pelota casi no se pone en juego. Si pasaban 30 segundos, la situación era diferente. Hasta el minuto 94, el partido fue muy bueno. La última jugada le da el punto a ellos. Te cambia todo”, reflexionó Scaloni. 

“Son errores individuales y no defensivos”, teorizó. Ahora no le sobra el tiempo. El director

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *