Estado de forma de Froome es preocupante

Tatis Jr. con molestia en el hombro izquierdo
marzo 24, 2021
La Juve quiere vender a Cristiano
marzo 24, 2021

Estado de forma de Froome es preocupante

Desde 2011 hasta 2018, Chris Froome se convirtió en el dominador de las grandes rondas. Con el respaldo del Sky, conquistó las Vueltas de 2011 (tras la descalificación por dopaje de Juanjo Cobo) y 2017 (quedó exonerado de un positivo con salbutamol), el Giro de 2018 y los Tours de 2013, 2015, 2016 y 2017. También acabó segundo en dos Vueltas (2014 y 2016) y en un Tour (2012), y tercero en la ronda gala de 2018, su última visita al cajón de una carrera de tres semanas. Porque su trayectoria deportiva cambió drásticamente en el Dauphiné de 2019.

El británico colisionó contra un muro a más de 60 km/h cuando inspeccionaba la crono de Roanne, el 12 de junio. Sufrió fracturas en el fémur y codo derechos y de varias costillas. Reapareció en el UAE Tour, el 23 de febrero de 2020. En todo el curso pasado no fue capaz de pasar del puesto 30 en un parcial (en l’Ain), ni del 37 en una general (en Occitania). Arrancó 2021 también en los Emiratos (22º en la cuarta jornada y 47º de la clasificación final), y después se concentró en el Teide. “Necesito continuar con mi preparación en Canarias, en esta prueba (UAE) corrimos al ritmo del Tour de Francia”, se excusó tras no aguantar con los mejores.

Sin embargo, la puesta a punto no evoluciona favorablemente. En la etapa inaugural de la Volta, en Santa Fe del Montseny, un puerto de primera categoría, Froome empezó a penar a 60 kilómetros de la meta… hasta descolgarse en un repecho a falta de 49. Perdió 8:30. No hubo declaraciones (en la salida dijo que llegaba para “construir la forma de cara al Tour”), y el Israel se olvidó de él en su nota de prensa: “Los líderes, Michael Woods y Dan Martin, conservan sus esperanzas en la general de la Volta después de una jornada muy rápida en la que terminaron junto al resto de los candidatos al título”. En la escuadra comienzan a dudar, principalmente por su edad (cumplirá 36 años el 20 de mayo) y la gravedad de sus lesiones.

Según explicaron a AS fuentes conocedoras de la rehabilitación, las operaciones han dejado una descompensación de más de un centímetro en el fémur intervenido, que afecta de manera notable a su pedaleo y a su postura sobre la bicicleta. También apuntan que dudan “mucho” sobre la rentabilidad de su fichaje por el Israel y de que vuelva al nivel competitivo de antes de su caída. Al Ineos no le importó prescindir de él y sólo le alineó en La Vuelta de 2020, más como una despedida digna tras 11 campañas en la estructura. En el Israel ha firmado un contrato de tres temporadas (con un sueldo de unos cinco millones), aunque existe la opción de una rescisión si las cosas no funcionan como deben. A pesar de su pobre rendimiento, Froome aún confía en revertir esta situación. Al pelotón le duele verle así por su educación y profesionalidad, “pero es ley de vida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *