Messi explotó y el Barcelona tiembla

Nadal: «Sí me gustaría que mis hijos practicasen algún deporte»
febrero 6, 2020
Venezuela y Dominicana pasan a final de Serie del Caribe
febrero 7, 2020

Messi explotó y el Barcelona tiembla

Leo Messi explotó este martes. Al argentino le sentaron fatal unas declaraciones de Abidal en las que acusaba a los jugadores de echar a Valverde. «Estaban a disgusto y algunos no se entrenaban bien», dijo el secretario técnico. Leo reaccionó contestando al francés e instándole a que dijera los nombres y que se metiera en sus asuntos.

Lo de Messi no es un calentón puntual y viene de largo. El argentino empieza a estar harto de ciertas situaciones que suceden en el club y de que le hagan responsable de muchas de las decisiones que se toman. Messi sabe que muchos le están acusando de ser el ‘ejecutor’ de Valverde. Nada más lejos de la realidad porque le fue fiel hasta el último minuto. No como otros. Por eso, exige a Abidal que dé nombres porque si no lo hace, todos miran al argentino como responsable.

Messi está harto que le cuelguen el sambenito de ser el que cesa entrenadores, hace los fichajes y alinea a los jugadores. Messi tiene poder por ser quien es, pero no dicta la política del club como muchos se empeñan en airear.

Hace unos meses, Piqué hizo unas declaraciones acusando a la Directiva de utilizar sus medios afines para denunciar el inmenso poder de los jugadores, dando a entender que el vestuario hacía y deshacía a su antojo en el club.

Todo esto a Messi empieza a cansarle y se está cargando de razones para dar un portazo y marcharse. Porque hay mucho más. En primer lugar el aspecto deportivo. El equipo va a la deriva y a nadie se le escapa que, salvo milagro, este año se quedará en blanco. El cambio de entrenador no ha tenido el efecto deseado y las lesiones de larga duración de Luis Suárez y Dembélé dejan al equipo al borde del abismo. Alguien no hizo bien los deberes en la cúpula y el resultado es que Setién sólo tiene 16 jugadores del primer equipo.

Messi ve como prima más el aspecto económico que el deportivo. En invierno salieron cuatro jugadores y no llegó ninguno. Y el tema de las lesiones de Dembélé se podía prever por su historial. Falló la previsión.

Al principio de esta temporada, el argentino dejó muy claro que su idea es retirarse en el Barcelona. Pero recalcó que quiere un proyecto ganador. Y ese proyecto no existe o nadie lo ve. Los fichajes no aportan lo suficiente.

Messi también dejó claro que Neymar habría sido el gran refuerzo. Griezmann está cumpliendo sin más, mientras que el brasileño se sale en el PSG. Y Leo toma nota.

Todo esto se refleja en Messi, poco aficionado a esconder sus sentimientos. Su cara la dice todo y ahora está harto. Por eso reaccionó así ante Abidal o por eso tuvo un pequeño enfrentamiento con un compañero en un entrenamiento. Está a la que salta. Esta es la peor noticia para el Barcelona. La felicidad de Leo es capital y ahora no lo es.

El club debe esforzarse en cuidar a Leo. Es verdad que el deseo del argentino es seguir en Barcelona, pero no a cualquier precio. Y si quiere, puede irse al final de cada temporada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *