Supercopa para el Madrid en tanda de penaltis

Harden es de otro planeta
enero 13, 2020
Djokovic fue el MVP de la ATP Cup
enero 13, 2020

Supercopa para el Madrid en tanda de penaltis

Mira por dónde la recauchutada Supercopa de España será recordada por siempre por uno de los clubs perdedores. El Barcelona se fue a Arabia Saudí con entrenador y regresó sin él, en un episodio de los que quedarán en la memoria del club, como si fuera un trofeo, pero bochornoso. El torneo lo ganó el Real Madrid, uno de los equipos agraciados por el nuevo formato, que sin ganar la Liga ni la Copa allí estaba con su capitán en Jeddah, recogiendo la Supercopa. La Federación Española, responsable del invento, se va con los bolsillos llenos de riales, moneda saudí, pero transmitiendo la sensación de haber promocionado una competición prefabricada que, sin Messi, el único gran reclamo real, no llegó a llenar del todo el estadio el día de la final. En el mes de enero, interrumpiendo la Liga, la Supercopa exigió de los dos finalistas dos partidos, uno de ellos con prórroga. Todo a 5000 kilómetros de Madrid. Demasiado esfuerzo. Una anomalía que tendrá dos ediciones más porque así lo estipula el contrato firmado por la Federación con Arabia Saudi. El año que viene la sede será Riad.

El partido no fue gran cosa. Tuvo más emoción que juego, algo inevitable cuando se trata de un derbi. El Madrid compareció repitiendo la fórmula que tan bien le funcionó en las semifinales contra el Valencia, alineando a cinco centrocampistas con la intención de dominar el partido a través de la posesión. Pero el Atlético, con la marca de Simeone marcada en la piel, defiende mejor que el Valencia, de hecho que cualquier equipo al uso, así que las llegadas del Madrid llegaron con intermitencia y siempre con los atacantes en posición forzada. Ante el cerrojo, lo probaron Casemiro y Modric con disparos lejanos que fueron pan comido para Oblak. También Mendy más adelante con una acción personal desde la banda izquierda. Y Casemiro antes del descanso con un cabezazo originado en un córner que salió alto. De entre los blancos destacó Fede Valverde, un futbolista fresco de piernas y mente que pide todos los balones y les da sentido y verticalidad. Isco no fue el del miércoles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *